“NUESTRA PROFESIÓN ES TOCAR AL OTRO”

Fecha de Publicación:
Mayo 22 de 2020
Foto perfil.

ENTREVISTA.

 

Por: Nicolás Cáncharo Torres

Foto de perfil

Terminó sus estudios como fisioterapeuta en la Universidad de Boyacá en 1999, en junio cumple diez años como docente de tiempo parcial en el programa de fisioterapia de la UdB, es colega, docente, hija, hermana, sobrina y buena amiga, es muy dada a colaborar y a pensar en el otro.

Yudhy Alexandra Rondón Villamil, fue motivada por su primo para desempeñarse como fisioterapeuta “Él es sordo y de pequeño fue muy difícil descubrir su sordera lo que implicó que tuviera retardos motores; no caminó a la edad que era, necesitó de terapias, yo fui testigo de su progreso para hablar y expresarse. Yo dije: Aquí fue”. La docencia sí se atravesó en el camino de Yudhy, las habilidades de enseñanza que aplicaba con los practicantes en la Clínica Santa Catalina, lo que hoy se conoce como Medilaser y su curiosidad por seguir en la formación profesional, la convirtió en una docente muy feliz.   

Tener experiencias gratas en la Universidad implica ver los triunfos de sus estudiantes, en alguna oportunidad Yudhy y una estudiante de fisioterapia de octavo semestre se dieron a la tarea de llevar el caso de una señora que llevaba 120 sesiones sin obtener resultados, bajo la práctica de la estudiante y el compromiso de Yudhy como docente, lograron que la señora con tan solo 5 sesiones presentará avances significativos. “Lo que uno les enseña a sus chicos, ellos lo proyectan con sus pacientes”.

Bien lo dijo su tío abuelo: “Yudhy, es una mujer que por donde va difunde alegría”, en su hogar es el apoyo y punto de referencia para su mamá, hermanos y tíos, si alguien de su familia siente algún malestar o necesitan algo ellos la llaman con toda seguridad, ella estará presente. “Soy el punto de apoyo terapéutico para mi familia”.

Con una sonrisa en su rostro procura contagiar su felicidad; ella es disciplinada, contundente con las palabras, creativa y tal como ella se define es "felizmente fisioterapeuta, es una mujer de aventuras, de libertad, en ocasiones se toma sus descansos y haces sus paseos en Colombia y el exterior, pero como dice ella “son regalos de mi, para mi”, en cada aventura aprende por montones, “Una vez fui a ver ballenatos en el Chocó, contacté a mis amigos a ver quién se me unía, pero nadie salió con nada, entonces viajé sola”. Según ella es muy sencillo, uno alista su itinerario, mira el presupuesto, compra tiquetes con fechas lejanas, busca soluciones recursivas si no se cuenta con el dinero para el desayuno, “listo, en plan mochila”.

Con una línea de formación en terapia manual ha conocido Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Argentina porque lo importante de la vida es “hacer una formación y conocer lugares, eso es muy bonito, encontrarse con uno mismo, conocer sus límites”, es allí donde el alma se recarga para comenzar de nuevo.

 

¿Qué piensa del Covid – 19?

Pienso que nadie estaba preparado para una situación como esta, considero que es un 'sacudir' de la naturaleza; tenemos que parar, no más consumismo, no olvidarnos del otro, esto nos cambió la velocidad de todo, ya no tenemos viajes, pero se fortalecen otras cosas como la relación en la familia, reconocer el valor de la comida, la ropa, el tiempo con los amigos, es momento de reflexión, pensar en otros, de creación para generar conciencia. Valorando las cosas sencillas como dijo el Principito.   

 

¿Qué hace Yudhy en Cuarentena?

Como las clases continúan, me conecto con mis estudiantes, reviso videos que me ayuden a fortalecer ese aprendizaje, leo, veo películas, series, ahora miro mucho humor. No mato el tiempo, lo ocupo siempre, entre líneas preparo las clases, atiendo algunos pacientes por teleconsulta, ayudo en la cocina, llamo a mis amigos, organizó ayudas para los más necesitados y cuando estoy por ahí, me tomo un tiempo para enviar ventas de productos que me comparten, como yogurt, frutas y esas cosas.    

 

¿Cómo viene trabajando con sus estudiantes en medio del aislamiento?

Como docente no tengo filtros, soy contundente cuando le digo a un estudiante que algo no va por buen camino, por esa razón cuento con fanaticada y no fanaticada, yo creo que les dejo huella de cualquier manera pues las materias que dicto son claves para su desempeño profesional. Como no hubo transición para lo que estamos viviendo, me puse en los zapatos del estudiante y me pregunté ¿Si yo fuera estudiante cómo aprendería? A lo que dije por medio de videos.

Tenemos un drive y ahí les comparto todo el material, procuro hacer mis videos porque uno tiene su manera de enseñar, cuando la dinámica no se me da buscó ayudas en internet, uso Paint para dibujar si no quedo claro la práctica, estoy implementando un juego, retos entre el estudiante A y el estudiante B, uno expone los síntomas y el otro aplica la técnica, pero todo esto depende es de ellos, tienen que ser conscientes de lo que están haciendo.   

 

¿A un estudiante de salud le es conveniente estudiar de manera virtual?

Toca ser consciente que nuestra profesión es tocar al otro, tanto física como emocionalmente, entonces es relativo y varía en algunos casos, estudiantes de octavo y noveno semestre requieren de prácticas hospitalarias donde los casos son más complejos, por ende, se puede suplir, pero no en un 100 %, si necesito revisar la fatiga de mi paciente al levantarse de la cama no lo puedo realizar por medio del celular, tengo que estar presente.

 

¿Cómo ve el manejo de los medios de comunicación frente al Covid – 19?

Es fundamental contar la realidad y hablar de cifras, desafortunadamente nosotros nos movemos con el miedo, de lo contrario estaríamos en la calle como si nada, pero creo que también se puede desde el amor, esos movimientos bonitos que se han venido realizando en plena pandemia, contar las historias que hay detrás de las acciones, deberíamos jugar al equilibrio con las dos emociones.

 

¿Qué es lo primero que va a hacer cuando todo vuelva a la normalidad?

Le dije a mis estudiantes y amigos que lo primero que tenemos que hacer es celebrar la vida y dar gracias, cocinar algo bien rico para compartir entre todos y celebrar que estamos vivos, que salimos de esta, agradecer la compañía, que puedo tocar al otro, que puedo regañar y enseñar.

 

Como docente ha tenido que reinventarse, aprender de nuevo y eso le ha enseñado que se puede mejorar “La vida está llena de retos de diferentes colores”, la vida le ha enseñado a valorar las cosas sencillas. “Ahora hacemos falta, cuando les decíamos que la mano iba más arriba”. Yudhy, asegura que esta situación años atrás sería más compleja por eso invita a que los estudiantes y docentes dialoguen y lleguen acuerdos para mejorar el aprendizaje, todo con tono y tacto.

 

Llegó el momento, que, si tengo vacíos en aprendizajes, me pongo pilas y los aprendo, toca fortalecernos como seres humanos y el resto de las cosas van fluyendo, trabajar esas habilidades blandas que me permitirán tener una buena comunicación con mi paciente y docente, fortalecer la academia y lo humano para formar un binomio perfecto y así ser un buen profesional”

 

Compartir