Salud mental: ¿ derecho o privilegio?

Fecha de Publicación:
Junio 17 de 2022
Categorías:
Comunicación Social
La salud mental no es retroceso

Con el transcurso de los años se está empezando a hablar sin tabúes sobre el cuidado y la promoción de la salud mental.

“El cuerpo sano es el producto de la mente sana”

 

Por: Karen Tatiana Riaño Becerra

 

Con el transcurso de los años se está empezando a hablar sin tabúes sobre el cuidado y la promoción de la salud mental, son muchas las campañas de sensibilización que se han creado alrededor de todo el mundo para buscar la creación de conciencia sobre lo fundamental que es cuidar la salud mental de todas las personas, para de esta manera promover el desarrollo humano en los aspectos posibles tanto a nivel individual como colectivo.

 

Es importante destacar que los casos de trastornos mentales no son exclusivos de una única población o comunidad; pero sí afectan en mayores cantidades a los adolescentes y jóvenes, según cifras dadas por la OMS. 

Según la OMS “En el mundo, uno de cada siete jóvenes de 10 a 19 años padece algún trastorno mental, un tipo de trastorno que supone el 13% de la carga mundial de morbilidad en ese grupo etario”. Los trastornos en los jóvenes están condicionados por factores de cambios y modificaciones a nivel físicos, biológicos, psicológicos, sociales y personales, estas transformaciones establecen una condición de vulnerabilidad y riesgo de mayor afectación a su salud mental.

En los entornos de convivencia entre jóvenes como lo son los colegios y universidades, es más probable que se presenten casos de intolerancia, violencia, estigmatización y exclusión a los pacientes con enfermedades mentales; porque pese a los múltiples esfuerzos de instituciones educativas y promotoras de salud y bienestar, la salud mental no se visibiliza aún como una prioridad.

Para ejemplificar, en la Universidad de Boyacá sede Tunja, se realizaron en el mes de marzo varias entrevistas en donde se buscó dar respuesta a algunos interrogantes, tales como; ¿Cómo está su salud mental? ¿ La universidad influye en el bienestar mental de sus estudiantes? ¿En la Universidad de Boyacá se dan garantías de atención en salud mental a los estudiantes?.

 

Las respuestas que se obtuvieron por parte de los entrevistados estuvieron divididas.

Por una parte, algunos de los estudiantes entrevistados afirmaron que en la universidad sí se ofrecen garantías en materia de salud mental a los estudiantes y que la división de bienestar universitario está muy pendiente de las necesidades de cada alumno que requiere apoyo psicológico. Mientras que otras voces afirman haber necesitado ayuda en algunos momentos difíciles de sus vida académica y personal y no haberla obtenido.

 

Un punto que sí fue común en las respuestas de las entrevistas, es que en la universidad los docentes influyen en gran medida en el bienestar mental de los estudiantes, que en varias ocasiones se sienten presionados, estresados, frustrados y hasta desesperados con tantas obligaciones académicas que se les pone, debido a que no se tiene en cuenta que pueden llegar a represar miles de trabajos, talleres y parciales que ponen en desequilibrio el bienestar mental de los jóvenes.

 

En muchas ocasiones, se minimiza las cargas individuales y personales que cada uno tiene y por este motivo se deja de lado el hecho de que los estudiantes tienen una vida fuera de las aulas de clase e instalaciones universitarias, en donde muchas veces se sienten absorbidos por las presiones de docentes, compañeros, amigos y familiares que exigen el máximo esfuerzo a mentes y cuerpos agotados y explotados.

 

 

La salud mental es importante

 

 

La depresión, la ansiedad y los trastornos del comportamiento se encuentran entre las principales causas de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes. (organización mundial de la salud, 2021)

En los audios recopilados, los universitarios hablan de que los trastornos mentales que padecen son ansiedad, depresión y estrés, causados después de su ingreso a las diferentes carreras que cursan, evidenciando un factor de alarma, en el cual las instituciones educativas condicionan la calidad de vida de los estudiantes.

La discriminación y exclusión en la universidad de Boyacá es alarmante, debido a que los grupos de trabajo académico están consolidados y no son abiertos al cambio, además algunos docentes no proponen y proyectan el trabajo en equipo en dónde se incluyan a todos los miembros de cada semestre, sí algún estudiante es excluido, el docente no hace mucho esfuerzo por incluirlo; es fundamental y necesario que los grupos se encuentren en constante cambio para promover la integración, adaptación y participación colectiva.

 

Es importante destacar que desde la división de bienestar universitario se brinda apoyo y atención psicológica a los estudiantes, varios de los cuales solo cuentan con esta alternativa para expresar y dar a conocer sus sentimientos y emociones, la estudiante de comunicación social Sandra, manifiesta gratitud por la ayuda recibida para manejar adecuadamente sus problemas académicos y personales en la universidad; sin embargo asegura que no es suficiente el personal y por eso las citas son cortas y de difícil acceso.

 

Además el trabajo que las psicólogas y personal capacitado de la universidad hacen para ayudar a los estudiantes, debe complementarse con toda la comunidad educativa, es decir, los docentes, administrativos y alumnos, deben trabajar en equipo para crear un ambiente propicio para el desarrollo profesional, brindando un acceso a la educación integral, responsable de fortalecer y conservar la salud mental de toda la comunidad universitaria.

 

Una transformación social por la salud mental

 

       Jóvenes:

 

     La sociedad Colombiana necesita un cambio urgente en dónde se respeten los derechos y acuerdos plasmados en el artículo 47 de la constitución política de 1991, dónde se aclara que el estado adelantará una política de previsión, rehabilitación e integración social para los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos a quienes se presentará la atención especializada que requieran.

 

    La estigmatización en contra de nosotros los  jóvenes que padecemos enfermedades mentales es elevada, especialmente por familiares, amigos, entidades promotoras de salud e instituciones educativas como colegios y universidades; requerimos con urgencia respeto por nuestros sentimientos y opiniones

 

     Podrás morir de dolores físicos, de enfermedades del alma, en la oscuridad de tu cuarto,  en el terror de tu mente, en la tristeza profunda, en la soledad absoluta,  en la incertidumbre, en el mar de tus problemas; pero únicamente cuando tu comportamiento o salud física cambie, las personas notarán tu enfermedad. Aunque siempre haya sido evidente, actúan como sí nunca se hubiesen enterado de tu situación.

 

     La oscuridad es el refugio de aquellos incomprendidos y rechazados, por una sociedad que exige cánones y modelos de comportamiento que no se cumplen ni en un pequeño porcentaje, es el silencio y soledad las características principales de todos aquellos que luchan batallas con el objetivo de ganarle la guerra a sus mentes, en donde se crean y formas pensamientos de inferioridad, preocupaciones por el pasado e incertidumbre por el futuro.

     Somos muchos los jóvenes que venimos luchando día a día en una sociedad en la que el dinero condiciona las oportunidades y se vive de apariencias más que de realidades, el conocimiento es relegado por la belleza.

 

La salud mental es importante

La salud mental no es un invento

La salud mental es un derecho

La salud mental no es un regalo

La salud mental es el futuro

La salud mental no es una opción

La salud mental es progreso

La salud mental no es retroceso

La salud mental es atención

La salud mental no es privilegio

La salud mental es integración

La salud mental no es exclusión

La salud mental es prevención

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir