La Educación ¿De Derecho a Privilegio?

Fecha de Publicación:
May 06 de 2022
Categorías:
Comunicación Social
Tomada de caricaturas Matador

Educación, cultura, poder; tres factores que afectan a comunidades que quieren aprender.

“Enseñar no es transmitir conocimiento, es crear la posibilidad de transmitirlo”
Paulo Freire

Por: María Fernanda Arevalo

 

Lamentablemente el territorio en el que se esté ubicado influye en el proceso de educación, no todas las personas tienen la oportunidad de educarse como en realidad se quisiera, y es el poder del estado quien no lo permite. Cada año que pasa son más las personas que salen de zonas rurales a las ciudades para tener la posibilidad de educarse y la mayoría de esas personas no vuelven a su lugar de origen para aportar desde lo aprendido a su comunidad. Lo que no sabemos es si esto pasa por que se acogieron a la ciudad o por el hecho que tampoco hay oportunidades de empleo en el campo en el que se desempeñaron.

 

Cabe resaltar que la falta de recursos en las instituciones educativas impide un buen desarrollo del proceso, donde al culminar el bachillerato es evaluado al mismo rango que los demás colegios, ¿será este un buen método de evaluación? ¿se está teniendo en cuenta las desventajas de aprendizaje que existen en la educación rural? Porque de ser así, no tendría por qué haber jóvenes que no estudian. "De 100 estudiantes que se matriculan en primero de primaria en las zonas rurales, solo 35 terminan este ciclo, y un poco menos de la mitad (16 estudiantes) pasan a secundaria; de éstos, 8 completan el noveno grado y solo 7 culminan el ciclo completo de educación básica" (Perfetti, 2003, p.183)

 

Tomando como ejemplo el dato de Perfetti, se podría cuestionar lo siguiente ¿Qué pasó con los 93 estudiantes que no culminaron su estudio bachillerato? ¿Cuál es la razón por la que no terminaron? o ¿A que se dedican estas personas si no estudiaron? Estas preguntas no son difíciles de responder si nos acercamos a ver la situación económica que existe en este tipo de zonas.  De aquí parte otra pregunta, si estudiamos primaria, bachillerato o una carrera universitaria para poder tener un desarrollo en lo que se estudió ¿Por qué hay tanto desempleo en Colombia?,¿Vale la pena educarse?,¿El saber vale más que el dinero?, ¿Podríamos vivir bien económicamente en Colombia teniendo conocimientos reprimidos?

 

En un mundo ideal podríamos decir que sí a esas dos últimas preguntas, pero la cruel realidad es que no. La falta de recursos pedagógicos y tecnológicos en los colegios y el poco valor que el estado le da a la educación, son los dos aspectos que impiden un buen desarrollo en el país. Pero ¿Por qué invertir en guerra y no en educación?

 

Deberíamos plantearnos estas preguntas a nosotros mismos todos los días. Vemos la vida pasar a un lado, vemos estas situaciones ajenas a nuestra realidad cuando no lo son. Qué bueno sería que todas las personas pudieran gozar este derecho a la educación, pero en un país como este pasa a ser un privilegio. Y bueno ¿Qué estamos haciendo nosotros como individuos pertenecientes a ese sistema para poder generar algún cambio? ¿Hasta cuándo vamos a permitir esto?

 

 

Compartir