¿Por dónde se movilizan los ciclistas en Tunja?

Fecha de Publicación:
Noviembre 07 de 2019
Categorías:
Comunicación Social
Ciclista en la vía.

La ciudad de Tunja cuenta con 4.5 kilómetros de ciclorruta, distribuidos sobre algunas zonas de la ciudad.

Por: Sebastián García, Sulby Zipa, Carlos Solano y Clara Acevedo.

Estudiantes de Comunicación Social, Universidad de Boyacá

 

La ciudad de Tunja  cuenta con 4.5 kilómetros de ciclorruta, distribuidos sobre algunas zonas de la ciudad, según datos proporcionados por la Secretaría de Tránsito y Transporte de la Alcaldía Municipal. A través de estos espacios, algunos ciudadanos circulan a sus sitios de trabajo, estudio o quehacer cotidiano. Asimismo, algunos de ellos se movilizan como parte de sus actividades recreativas.

Natalia  Gómez, estudiante de la UPTC, se moviliza desde su residencia en el barrio los Muiscas hasta la universidad. Durante su trayecto  evidencia la falta de ciclorrutas y menciona: “Siempre he tenido percances con los conductores porque cuando van a recoger a los pasajeros, por el afán, uno tiene que frenar muy rápido”. Igualmente, Luis Aguirre, estudiante de Veterinaria, nota la ausencia de vías seguras para movilizarse. De otro lado, Jorge Católico dice: “Es como un reto porque a veces son muy angostas o no están en buen estado”.

Los anteriores ciclistas, junto con algunos expertos en movilidad, consideran necesario evaluar la infraestructura y las acciones adelantadas por las autoridades locales para incentivar este medio de transporte. “En Tunja si bien hemos avanzado en algunos aspectos de transporte público, desafortunadamente no hemos progresado en el uso de esos otros modos alternativos como la bicicleta”, señala Sonia Díaz, ingeniera en transporte y vías, especialista en transporte urbano, doctora en gestión del territorio y docente de la UPTC.

No obstante, desde la administración del alcalde Pablo Cepeda se ha incentivado la bicicleta como alternativa de transporte, de acuerdo con Edwin Parada, ingeniero de transporte y vías, funcionario de la Secretaría de Tránsito y Transporte. Además, precisa: “Se han establecido políticas dentro del Plan de Desarrollo para la construcción o habilitación de cinco kilómetros de ciclorruta”.

El Centro Histórico de la ciudad cuenta con dos kilómetros de ciclorruta, comprendidos desde la calle 18 diagonal a la Plazoleta San Ignacio, pasando por el Bosque de la República y la carrera 11 hasta el sector de los Hongos en el sur. Allí, se encuentra una de las estrategias planteadas por este gobierno de la mano con el  Ministerio de Transporte en el sistema de bicicletas públicas BiciTunja.

Así, mediante un comodato el Ministerio aportó 55 ciclas que son prestadas a los ciudadanos de forma gratuita. “Obedece a una política nacional sobre incentivar el uso de la bicicleta y generar programas que promulguen ese tema. Se estableció de forma permanente desde febrero de este año y hasta diciembre cuando termina la administración”, afirma Edwin Parada.

Los ciudadanos para acceder a BiciTunja deben ser mayores de edad, por lo tanto,  presentan su cédula y el certificado de afiliación a una entidad de salud en una de las tres estaciones de préstamos, donde se encuentran auxiliares del sistema como Juan David Suárez, quien sostiene: “Tienes derecho a una bicicleta, por más o menos unos 20 minutos”.

La Secretaría de Tránsito calcula alrededor de 4.500 inscritos. “La población joven es la que más utiliza la bicicleta de un orden de 52% inscritos sobre el total. A nivel de préstamos a la fecha estamos sobre los 30.500”, comenta el ingeniero Parada. Uno de esos usuarios es Cristián Cuervo, quien ve necesario proyectar el sistema a otros sitios de la ciudad: “Estaciones como para llegar al norte y así, de norte a sur, se evitaría uno muchas cosas”.

Las ciclorrutas se encuentran de nuevo en el sector norte, donde se disponen varios kilómetros aislados entre sí. En consecuencia, hay un tramo a partir de la glorieta Casa Matilde Anaray continuando por la Avenida Paseo de Nairo Quintana. De otra parte, hay unos trayectos sobre la Avenida Universitaria, justo en frente de los centros comerciales. Sin embargo, el día domingo en las horas de la mañana en este sector y sobre la carrera 11 del centro se amplía la ciclovía, ya que se utiliza un carril de los vehículos.

Lina González es partícipe de esa actividad dominical: “Es una experiencia muy bonita para que salgamos de la monotonía hagamos ejercicio para compartir en familia y tener hábitos de vida saludables”. En contraste, para la ingeniera Sonia Díaz estos espacios aunque son de esparcimiento y concurridos no representan la vida diaria, ya que son pocas las personas que utilizan la bicicleta para movilizarse. “Tenemos que avanzar a encontrar la bicicleta como modo de transporte no como modo de recreación”, opina.

De igual forma, la ingeniera enfatiza en la falta de infraestructura para las ciclovías. “Tenemos de tipo aisladas, algunas ciclorutas de muy pequeña longitud, de un kilómetro y medio, alrededor de ciertos centros comerciales, pero en realidad no hay una integración que permita realmente una red para que las personas puedan moverse por toda la ciudad”.

La red que permitiría la integración de la ciudad está plasmada en el Plan de Ordenamiento Territorial de 2014 con el proyecto Vía Parque alrededor de la ronda del Río Jordán, según indica Claudia Castillo, arquitecta, magíster en Urbanismo y docente de la Universidad de Boyacá. “Como sabemos el río atraviesa toda la ciudad y a partir de eso se empieza a conectar con ciertos ecosistemas ambientales. Está el planteamiento en el Plan de Ordenamiento Teritorial (POT), eso es ya muy importante, pero falta una gestión administrativa que realmente desarrolle todo ese proyecto”.

“Encontramos que efectivamente necesitamos conectar toda la ciudad y sus diferentes centros de generación de viajes para hacer una red de ciclorruta bastante extensa”, concluye el funcionario de la Secretaría de Tránsito e invita a las nuevas administraciones a seguir impulsando el uso de la bicicleta.

Todo lo anterior se enmarca en la concientización a los actores viales, ya que evidenciamos a varios ciclistas sin los implementos de seguridad como en el caso de Xavier Martínez, quien menciona: “Los elementos son el casco, los guantes. Ahorita no tengo nada de eso. También las rodilleras, pues yo las tengo junto con las coderas”. Desde la Secretaría de Tránsito resaltaron las campañas de pedagogía en los diferentes puntos de Tunja a través de un grupo de cultura ciudadana, el cual hace hincapié en la seguridad vial.

Al cierre de este reportaje conocimos el fallo en primera instancia de un juzgado de Tunja ante la demanda presentada por el ciudadano Juan Sebastián Ramírez. En él se ordena al municipio suspender el sistema BiciTunja, ya que la estación de la calle 18, cerca de la plazoleta San Ignacio, incide sobre el patrimonio del Centro Histórico.  

Por lo tanto, las personas consultadas en términos generales creen que la bicicleta se posicionará como un medio de transporte integral al aumentar los kilómetros de ciclorruta, la concientización a los ciclistas, peatones y conductores y desarrollar programas y políticas desde la administración municipal.

Compartir