La música: una herramienta que ha revolucionado el aprendizaje infantil.

Fecha de Publicación:
Octubre 26 de 2021
Categorías:
Comunicación Social
Niños

El bajo rendimiento académico causado por la desmotivación de la población infantil y la música como método de aprendizaje.

 

Por: Anyelo Pérez

 

Se busca demostrar la importancia de la implementación de la música en la vida académica de los estudiantes, con el fin de que no sea vista como un distractor para los niños por parte de los docentes, sino que sea abordada desde otras perspectivas, en las cuales puedan ver la música como una ayuda para ellos, tanto a nivel psicológico como académico. Lo anterior, para que los estudiantes puedan tomar las clases de mejor manera, y así también mejoren su rendimiento.

Los resultados que se van a mostrar en el reportaje fueron extraídos de una investigación, la cual fue realizada mediante talleres en los cuales, los estudiantes escuchan música mientras realizan sus labores académicas, para demostrar la mejora en su rendimiento. Esto, para demostrar que la música no es un distractor y puede ser una ayuda didáctica que se podría implementar en las clases.

Esto estará apoyado por varios libros sobre psicología de aprendizaje académico, como Dovyetsky que trata el ambiente y los lugares de aprendizaje como punto fundamental para tener una buena educación.

Un ambiente de aprendizaje es definido como “Todo aquello que rodea al hombre, lo que puede influenciarlo y puede ser influenciado por él”, por lo que el ambiente donde la persona está inmersa se conforma de elementos circunstanciales físicos, sociales, culturales, psicológicos y pedagógicos del contexto, los cuales están interrelacionados unos con otros. (Morales, 1999). Aunado a esto, Duarte (2003) indica que “desde otros saberes, el ambiente es concebido como el conjunto de factores internos –biológicos y químicos– y externos –físicos y psicosociales– que favorecen o dificultan la interacción social”(p. 99).

 

Niños

 

Se entiende por ambiente de aprendizaje un espacio físico, es decir un lugar donde es desarrollada una actividad educativa y pedagógica. También hace parte de esto las relaciones entre adultos y niños (en este caso, docente y estudiante), materiales y acontecimientos que se encuentran inmersos dentro del lugar y contexto.

El sitio donde se debe diseñar un ambiente de aprendizaje debe ser un espacio dinámico que se pueda transformar y modificar, “La escuela se concibe como espacio dinámico y cambiante que se transforma y acopla a las necesidades de sus habitantes” (Riera,2005, p. 34).

Según Otálora (2010) el diseño de un ambiente de aprendizaje puede contribuir notablemente en el desarrollo integral de los niños y para lograr que este espacio contribuya en este mejoramiento se deben generar múltiples y amplias estrategia, por ejemplo, apoyar la interacción del niño con el espacio y que este comprenda la responsabilidad y la autonomía en su proceso de aprendizaje, todo esto le permite al niño pensar, saber y descubrir más de su entorno. Esta autora recalca que es importante tener en cuenta cinco criterios que hacen que un espacio pueda convertirse en un ambiente de aprendizaje, estos son:

-Estructurada, haciendo énfasis en los objetivos centrales y las metas específicas

-Intensiva, donde se quiere llegar a la solución de problemas relacionados con las metas específicas

-Extensiva, en este criterio se permite manejar el grado de complejidad de las metas

-Un criterio que beneficie y favorezca la interacción y su contexto en el ambiente

-Generativa, donde se usan variadas competencias.

 

niños

 

“Ya en la Grecia Clásica, filósofos como Aristóteles y Platón destacaban el papel de la música en la enseñanza de los más jóvenes y de las principales clases sociales, destacando además sus múltiples virtudes éticas, morales y educativas” (Grout y Palisca, 2006).

En el momento en el que el niño se relaciona con la música despierta en un gran porcentaje sus sentidos, cabe resaltar que la creatividad y curiosidad se incrementa haciendo que el niño se relacione con el entorno y le seas más fácil asimilar distintas cosas.

De acuerdo a lo mencionado anteriormente, se puede evidenciar que la música influye positivamente en los procesos de aprendizaje de los estudiantes, especialmente en los niños.

También, se puede apreciar que el uso de la música es una herramienta didáctica que mejora el ambiente escolar y que puede ser usada para el repaso o aprendizaje de nuevas temáticas, ya que de esta forma se hace mucho más didáctica la clase haciendo que los estudiantes estén más motivados y enfocados a aprender.

Gracias al uso de la música, los niños no solo se sienten motivados a querer seguir aprendiendo, sino que también pueden disfrutar de un ambiente escolar más cómodo y agradable que rompe con la rutina de clases. Por esta razón, la música debería comenzar a ser implementada en las aulas de clase para fortalecer el aprendizaje y la capacidad intelectual de los niños en un ambiente dinámico que los motive a seguir aprendiendo.

 

Compartir