La hebra suelta

Fecha de Publicación:
Noviembre 07 de 2019
Categorías:
Comunicación Social
Artesanías.

Los tejidos elaborados a mano forman parte de la identidad cultural de Nobsa, quienes los elaboran preservan tradiciones que impulsan el desarrollo económico y social del municipio.

Nobsa está ubicado en la provincia de Sugamoxi en el departamento de Boyacá. Se encuentra a 3 horas de Bogotá y es reconocido como la capital artesanal del departamento, debido a la calidad de sus productos fabricados en lana y otras fibras naturales.

Rodrigo Tobos, Diseñador Industrial y Guía Profesional de Turismo en Nobsa exalta la importancia del espacio que ofrece el Centro Artesanal para lograr la elaboración de piezas autóctonas: “Nace con el fin de rescatar el producto local, y de reposicionar las actividades tradicionales y artesanales”.

Además de impulsar el turismo gracias a la producción de artículos propios del municipio, este centro brinda sustento económico a quienes no poseen un espacio para poder vender su mercancía y quienes además tengan la disposición de aprender y compartir técnicas necesarias para la elaboración de objetos tradicionales.

“La verdad yo no sabía tejer, en mi familia nadie teje, pero tuve a mi niña. No me fue fácil conseguir trabajo, menos acá cerca, entonces busqué algo que hacer y aprovechando el enfoque turístico que tiene este municipio acá en Nobsa quise aprender a hacerlo” menciona Lendy Ávila, Diseñadora Industrial y Tejedora Crocherista. En el mismo taller trabaja Marlén Suárez quien también se dedica a la elaboración de artesanías y artículos decorativos fabricados en madera. “El artesano para poderse identificar trabaja manualmente, digamos los telares que se utilizamos acá, son telares rudimentarios, los eléctricos no los utilizamos porque deja de ser artesanal”.

Nobsa cuenta con artífices de cerámicas, talla de madera, piedra y campanas, sin embargo, los productos que predominan en el municipio son los tejidos. Estos disponen de una amplia gama de técnicas textiles a causa de la influencia histórica y cultural de los Muiscas y la transformación de la colonización y la estética europea.

Vilma Rojas, Artesana Textil exalta el empeño dedicado a la elaboración de productos realizados con lana de oveja y acrílica: “En este momento estamos trabajando intensamente en todo lo que tiene que ver con los tejidos, las técnicas del telar, la técnica del crochet, de dos agujas y ahorita estamos trabajando una técnica que se llama técnica de fieltro, esto es lo que nos ha llevado un poquito más adelante hacia los tejidos”.

Los tejidos elaborados a mano traen consigo una tradición que ha perdurado durante años, sus artesanos procuran incluir productos innovadores que permitan mantener su legado y expandir su comercio:

“La ruana es indiscutiblemente un mercado grande, pero a raíz de que se han hecho varios desfiles, el trabajo se diversifica mucho, también hacemos sacos, chalecos, bufandas, guantes y ya salen con diseños, no es el típico gorro común y corriente ni la típica bufanda sino ya todo va cambiando y en este momento lo que ha hecho que nos conozcan un poquito más son nuestras ovejitas bordadas, tejidas y elaboradas por nosotros” comenta Vilma Rojas.

El guía profesional turístico de Nobsa afirma que su gremio ha participado en diversas ferias y exposiciones nacionales tales como ANATO: 2018 y 2019, Boyacá en Corferias, y Expo Artesanías en Medellín. Así mismo, a nivel departamental en Tunja y Sogamoso. Estos espacios visibilizan y defienden los intereses generales del turismo, además de incentivar la fabricación de nuevas creaciones.

Patricia Montaña, es una de las artesanas textiles que diseñaron y elaboraron la oveja, uno de los productos que sobresalieron en Boyacá Corferias 2018 y 2019: “La oveja nació hace más o menos un año larguito con un proyecto que se hizo aquí en el municipio, de ahí en adelante llevo un poco más de un año haciendo muchísimas.

Comencé con unas ovejas pequeñitas y luego con una compañera decidimos hacerle una variación, hicimos una oveja tejiendo sentada en una silla, con dos agujas y un tejidito. Luego Nobsa fue a Boyacá en Corferias 2019 y llevamos la oveja grande que se hizo con la técnica de fieltro. Fue un éxito total”.

Aunque los artesanos nobsanos se dan a conocer a través de dichos eventos, con el pasar de los años esta labor se ha visto amenazada a causa de la fuerte competencia que proviene del exterior. Patricia Montaña alude las dificultades de su trabajo: “Nos llegan muchísimas prendas, ruanas y tejidos de Ecuador y de China, entonces no podemos competir con el precio. La labor artesanal es bastante larga desde el momento en que tomamos la lana de la oveja y el proceso de arreglarla, limpiarla, escarmenarla e hilarla, hasta la misma tejeduría es un proceso bastante largo.

Entonces, una ruana típica, 4 puntas, 4 libras tiene un costo de $180.000 a $230.000, ese es el rango. No se puede competir con una ruana traída del Ecuador que llegan a $80.000”.

Rodrigo Tobo explica el impacto económico presentado en el municipio después de la llegada del Tratado de Libre Comercio: “Nobsa tomó una fuerte tendencia hacia la agricultura y eso también afectó el ritmo económico del municipio, por esta razón, gran parte del desarrollo artesanal se volvió muy comercial y las personas se dedicaron a ser comerciantes más que productores”.

Los dirigentes e integrantes del Centro Artesanal apuntan a la sostenibilidad económica de su negocio y a la preservación de tradiciones e identidad cultural a través de la enseñanza de técnicas textiles. Lendy Ávila reflexiona sobre la acogida de esta clase de creaciones autóctonas: “Hay quien no las valoran, pero son más las personas que valoran, es importante aprovecharlas porque es cultura y tradición, no solo de Nobsa sino de todo el país; Colombia se reconoce por todas sus artesanías, trabajos hechos a mano y sus tejidos”.

 

Elaborado por:

Angélica María Rodríguez Menjura

María Camila Espitia Molina

Labibi Vargas Younes

Ana Estefanía Molano

Sexto semestre, Comunicación Social.

Documento/s

3.JPG11.59 MB
Compartir