EL ORIGEN DE LA IDENTIDAD TUNJANA

Fecha de Publicación:
November 07 de 2019
Categorías:
Comunicación Social
Tunja ciudad de origen

La marca: Tunja Ciudad de origen representa a la capital boyacense.

Tunja ciudad de origen.

 

Por: Clara Acevedo, Sebastián García, Sulby Zipa, Carlos Solano y Laura Riaño.

Estudiante de Comunicación Social

 

Tunja: Ciudad de Origen, es la marca que busca representar y generar identidad a la capital boyacense. La iniciativa surgió desde la Alcaldía de Pablo Cepeda hace cuatro años y ha sido un proceso con etapas de análisis, diseño y estrategias de divulgación para lograr su reconocimiento.

“Nace con la necesidad de poder engranar los procesos de los emprendedores con la apropiación del territorio, generando una identidad de la ciudad entorno a la estrategia de marketing de la marca”, explica Alfredo Arias, Coordinador del Centro de Empleo y Emprendimiento Activa-T de la Alcaldía de Tunja.

El proceso inició en el 2016 con la realización de más de mil encuestas para identificar la percepción de la comunidad sobre la ciudad. “A partir del análisis de esas encuestas, se generaron unos pliegos de condiciones para que las personas idóneas crearan la imagen que iba a representar a Tunja”, afirma Arias. Por lo tanto, en el 2017 a través del concurso Marca Tunja, 19 personas presentaron sus propuestas, de las cuales tres resultaron finalistas luego de una evaluación ejercida por expertos en diseño gráfico, comunicación y marketing. La decisión final se obtuvo de una votación por medio de redes sociales.

Lyda Naussán fue la ganadora con su propuesta Tunja: Ciudad de Origen. “Ella la propone bajo unos fundamentos conceptuales, donde expresa la necesidad de hacer un reconocimiento histórico del territorio, su origen, todo lo que lo compone desde la perspectiva Muisca y características que Tunja tiene como territorio y sociedad”, sostiene Esperanza Díaz, directora de marketing de la marca. El logo se basa en dos colores, azul y verde, y figuras referentes a la comunidad Muisca. “Toda la cultura tunjana en cuanto sus formas de vida está allí representada. Se pretende hacer alusión a pertenecer a un lugar: aquí nací, este es mi origen, es el lugar donde comienza todo, por lo tanto, es un factor trascendental”, recalca Díaz.

El lanzamiento de la marca se llevó a cabo en el marco del Aguinaldo Boyacense del 2017. Allí, la estrategia de divulgación se apoyó de personajes como Nairo Quintana y Guillermo Prieto, Pirry. Igualmente, el #TunjanosFueraDeSuTierra incentivó a los ciudadanos residentes en el exterior a enviar mensajes de cariño por su ciudad en redes sociales. Hace algunos meses, se publicó en Álbum Bicentenario como parte de la difusión de la marca, en el cual se pretende “conocer cuáles son las iglesias, los mitos y leyendas, todo el patrimonio material e inmaterial de la ciudad mediante una forma coleccionable”, comenta el coordinador de Activa-T y agrega, “el arreglo del centro histórico va de la mano con una marca y una identidad; darle overoles y capacitar a los lustrabotas del centro en temas de turismo y de atención al cliente también da identidad de ciudad”.

El regalo de cumpleaños para los 480 años de la ciudad y del Bicentenario de la Batalla del Puente de Boyacá fue la canción de la marca compuesta por el maestro Ricardo Bautista y el video de esta. “La composición, con un ritmo y una música pegajosa que no es forma magistral, sino moderna, ayuda a que la gente empiece a corear (Tunja: Ciudad de Origen en fiero grito de libertad, Tunja bicentenaria guarda la historia, tierras y paz) y eso, a la vez, colabora como estrategia para que la gente conozca qué es una marca territorio. El maestro Ricardo, con toda su sapiencia de compositor, unió a través de esas prosas, letras, estrofas bonitas lo que es la marca. El corazón de la marca lo describió en una canción”, dice Arias.

Los valores de la marca se fundamentan en la autenticidad, sabiduría y transformación. Además, se retrata la personalidad de Tunja como culta, ancestral, segura, autentica, amable, valiente, autóctona y anfitriona. Juan Medina, comunicador social e historiador, considera estas cualidades como algunas que comprenderían a Tunja, “pretender reunir todas las características es un poco ambicioso y difícil, porque todos los días y a través de investigaciones se van descubriendo nuevas facetas de la ciudad. Entonces, sí se pueden recoger características como la gastronomía, que se ha convertido en un posible atractivo de Tunja, resaltando por ejemplo la tradición de Runta, los amasijos y una cantidad de tradiciones que se han perdido. Está también el turismo religioso, en lo que somos muy fuertes debido a la cantidad de iglesias con elementos artísticos y arquitectónicos de gran valor”, menciona.

Camila Rojas, gestora cultural, considera la denominación de la marca confusa, “aunque se tiene planteado un esquema de pedagogía para que las personas entiendan la marca, pero como primera impresión no es muy claro el mensaje. Aún no se ha hecho una estrategia publicitaria y pedagógica para que se imponga este proyecto”, afirma.

Ciudadanos consultados no conocen Tunja Ciudad de Origen. “La había visto pero no sabía que fuera una marca. Creo que le hace falta publicidad porque mucha gente no la conoce o la ve y piensa que es una decoración bonita. Podrían hacer más eventos culturales donde se invite a la gente a conocerla”, comenta Juan Rodríguez. De igual modo, Isabel Tubasa ve la necesidad de una mayor publicidad, “deberían hacerle más divulgación a la marca en la Plaza de Bolívar. También, en medios de comunicación se puede dar a conocer esta”. Por su parte, un turista santandereano hace énfasis en la falta de señalización para que los visitantes puedan conocer más sobre Tunja y su marca.

“Hay gente que dice ‘yo no la he escuchado’, y eso que le hemos dado mucho boom, pero muchas personas podrán decir ‘yo no sabía que existía’. A través de todos estos procesos aún tenemos que llegar a los jóvenes, niños, adultos mayores y todos los nichos de población de la ciudad”, reconoce Alfredo Arias. Asimismo, ve la necesidad de hacer alianzas con artistas, entidades y medios de comunicación para la divulgación. Igualmente, Esperanza Díaz concuerda en la dificultad presentada al crear apropiación por una marca al no ser un producto consumible, por ende, “tenemos que abarcar multisegmentos que permitan llevar un mensaje específico a cada quien y que logre la conexión emocional que se pretende generar con la marca. En cuanto a los canales a utilizar, cuando se habla de una marca de territorio, se deben abarcar todos los canales de comunicación posibles”, argumenta.

Juan Medina, académico tunjano, considera la sensibilización a los niños como el inicio de las estrategias de divulgación, “que los chicos conozcan a través de caminatas la ciudad: reconocerla, leerla y sentirla en todas las dimensiones. Es muy importante para que la identifiquen con todo su potencial y valores. Ese trabajo debe también prolongarse en grados de mayor escolaridad, en el bachillerato y universidades, a través de una cátedra de Tunja que se debe fortalecer con la Academia de Historia”.  

La directora de marketing de Tunja: Ciudad de Origen puntualiza en que varios gobiernos locales han intentado generar una marca como Tunja, ciudad del frío; Tunja, ciudad universitaria, pero estas han estado vinculadas directamente con el tema político. Por lo tanto, el coordinador de Activa-T menciona: “Es un accidente que nazca desde la administración municipal, pero puede nacer desde cualquier otro actor económico o social del municipio. No es la marca de la Alcaldía, es la marca de todos. En este momento estamos reglamentándola a través de acuerdo municipal. La marca va a trascender en el tiempo, llegue el alcalde que llegue. Lo que estamos haciendo es la reglamentación para que sepamos cómo utilizarla, cuándo utilizarla y, así, tener una estructura legal”.

El futuro de la marca se fundamenta, según Esperanza Díaz, “en que cualquier persona al momento de escuchar Tunja: Ciudad de Origen pueda ir a un imaginario territorial lleno de historia, pasión, lucha, libertad, innovación, personas que están allí bajo diferentes estructuras sociales y que aportan a un desarrollo visto desde todos sus ámbitos. Ese es el objetivo de la marca en el que Tunja aparezca en el mapa, no como una ciudad más, sino como una ciudad que es origen de muchos factores que hoy día son reconocidos”. Así, Alfredo Arias concluye: “Tunja es el primer sitio en América donde se sembró el trigo. Tunja es el origen de la educación pública en Colombia, ya que el Colegio de Boyacá es el colegio público más antiguo del país. En Tunja queda el Puente de Boyacá, donde se gestó la libertad de cinco naciones. Tunja Ciudad de origen de Nairo Quintana, Pirry y muchos otros personajes. No es solo ver el pasado, es catapultarnos al futuro porque el origen no es únicamente el pasado, es el origen de muchos futuros”.

 

 

Compartir